27 agosto 2008

LO QUE BEIJING NOS DEJÓ

El domingo finalizaron los juegos olímpicos.


Por fin terminaron los somníferos juegos olímpicos. Probablemente sea yo el del problema pero no puedo tolerar más de 2 minutos mirando gente dando vueltas en el aire, tirando un palo lo más lejos posible o andando en bicicleta; tendrían que haberlo mandado a Marce para allá para que las deportistas tengan más siliconas, hagan en pelotas todas las disciplinas, se peleen entre sí, y que sea un jurado menopáusico el que entregue las medallas, de esta manera seguramente habría menos lugar para el talento, sería mucho más vulgar, pero por lo menos hubiera sido más fácil de seguir, además los periodistas deportivos se hubieran divertido y no tendrían que haber dedicado tanto tiempo en notas a chinas poco agraciadas físicamente.

La televisión se tiñó de amarillo durante poco más de dos semanas para brindarnos un impresionante despliegue de color (amarillo) y adrenalina deportiva que ocupó gran parte del horario periférico de nuestra televisión. Este tipo de eventos (al igual que el mundial) sirve para que los canales intenten aprovechar sumar un poco más de público, que si bien en este caso en raras ocasiones ocupaba la franja entre 12:00hs-24:00hs (horario que se utiliza para medir el rating promedio de cada canal), siempre aporta algo. El ejemplo más evidente fue Canal 7 de Argentina, el único en brindarle importancia a los juegos, y este espacio que le dieron a las olimpíadas en el canal estatal argentino, le permitió a éste escalar al tercer puesto del podio en más de una oportunidad (habitualmente es quinto), y obtener mediciones que no lograba desde hace cinco años.

En Uruguay, en cambio, Beijing 2008 no ayudó (ni perjudicó) lo suficiente a ningún canal para cambiar su situación previa ni otorgarle números muy distantes a lo que acostumbra. El que se mantuvo fiel a la cobertura, creando espacios especiales en la grilla para brindar información olímpica en mayor cantidad fue Montecarlo, que dicho sea de paso, era el que más lo precisaba, y dentro de todo, fue también el que salió airoso gracias a que los diarios olímpicos televisivos colaboraron para que el canal aumente sutilmente los números que tenía en los horarios que programaron estos especiales, pero como decía anteriormente, no sirvieron para que el 4 cambia su condición de tercero en el podio, aunque haya contribuido para que más gente se sume a la programación de ese canal enterándose de las novedades en pantalla.

Teledoce como siempre, quedó bien parado frente a la circunstancia. Autodenominándose "canal olímpico", disfrazando su logo para la ocasión, y sin perjudicar su efectiva grilla, el 12 quedó como una emisora políticamente correcta, con la cobertura suficiente y haciendo creer todo el tiempo que era el canal más completo en relación al evento. Todo esto a diferencia de Saeta, que no vamos a decir que ignoró los juegos ya que interrumpió varias veces su programación para contactos satelitales, pero dejó bastante que desear, aunque si le estrategia del 10 fue ponerse al margen y mientras los otros canales se disputaban una nota con Wynants, ellos intentaban reprogramar su grilla para lo que queda del año, es válido también.

Voy a ahorrar palabras en hacer referencia a la pobre performance de Uruguay en China, y las voy a usar para felicitar a los hermanos argentinos (especialmente por el partidazo con Brasil al que ubicaron un poco). En cuanto a los juegos en sí mismos, hay muy poco más para decir, felicitar sí la organización (estas palabras van para todos nuestros lectores de China) y las ceremonias de apertura y clausura, aunque lastimosamente se hayan manchado con el incidente de la niña fea a quien no dejaron cantar, episodio con el que prefiero quedarme con el beneficio de la duda y creer que fue algo que inventaron (o exageraron) los medios sólo para poder decir algo interesante sobre la densa competencia.

Así se fueron otros juegos, que (por suerte) no volverán a molestar en la programación hasta dentro de cuatro años, donde volveremos a sufrir a los pseudoperiodistas deportivos que sólo saben de fútbol dando cátedra de deportes como natación y judo, así como también ver a conductores remando sobre este tema mucho más que los que estén participando allá.
Será hasta la próxima...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

La nena era un asco y con dientes de reptil.

¡Paredón con ella y con uno que se paró cuando no debía durante la ceremonia!

Martín dijo...

Escuchar al gordo Bonadeo es un placer. El tipo sabe de todo, un grande (cuac!).

A mí me gustan algunas disciplinas. Otras cosas me embolan sobremanera.

La cobertura del 4 fue (lejos) la mejor.

Felicitaciones a Argentina, sobre todo por el bronce de Paula Pareto, que es un amor...

Mencho dijo...

Bonadeo sabe y mucho.
Comparto lo nefasto que es tener "periodista deportivos" que apenas saben de fútbol y cuando hablan de otros deportes son de terror.
Saludos.

Anónimo dijo...

Uberti fue el mejor como siempre, nada que ver con los de "la tele" y mejor no hablo del 10.

Gabriel dijo...

De acuerdo lo mejor fue lo del 4, sólo ibope puede dar ganador al 12.

Grupo dijo...

Che, ¿y no hay comentarios para la rociada que le dieron al informe de TVR sobre el padre Grassi el sabado???????

TELEMEDIOS dijo...

grupo: Tenés razón, lo iba a hacer, no pude por un tema de tiempos pero prometo subir algo en referencia a eso lo antes que pueda.

Martín dijo...

Uh, sí, muy interesante estuvo eso.

TVR peca de soberbio, como siempre, e invita gente que está muy por encima de su nivel, y terminan pasando vergüenza... pero mejor me guardo el resto de las opiniones para cuando subas alguna referencia.

Slds.