25 julio 2011

HARRY POTTER Y LA ÚLTIMA AVANT PREMIÈRE: CRÓNICA Y CRÍTICA

El adiós al mago más famoso del mundo...
(después del Mago Richard y el Mago Sin Dientes)


Antes de arrancar: el que está a la derecha de la foto es el grande de Jackie Rodríguez Stratta. Ahora sí: se terminó una era. Diez años es bastante tiempo en la vida de cualquier persona (en mi caso más de la mitad), y ese fue el tiempo que duró el viaje que arrancó allá por el 2001 cuando Daniel Radcliffe se tomaba el primer tren expreso a Hogwarts hasta hoy, cuando la saga llega a su fin. Y si 10 años es mucho, en este caso se intensifican cuando el espectador es fanático de Harry Potter y creció a la par de los protagonistas. Es un ejercicio interesante remontarse a la situación de uno diez años atrás para darse cuenta de todo el tiempo que pasó. La caída de las torres gemelas, las tres películas de El Señor de los Anillos, la crisis del 2002, el surgimiento del kirchnerismo, el Oscar a Jorge Drexler, la llegada del Frente Amplio al gobierno, la muerte de Juan Pablo II, la asunción de Obama, el nacimiento de Bailando por un Sueño en Argentina, la muerte de Michael Jackson, fueron apenas algunas de las cosas que pasaron en esta década por citar algunos ejemplos. Ah, y la aparición de Telemedios en el 2007 a través del cual seguimos las tres películas que se estrenaron desde entonces (ver HP5), (ver HP6), (ver HP7).

La emoción en la avant première se sintió más que nunca, y la sensación de nostalgia se impuso ante la alegría por un nuevo estreno del joven mago. Los fanáticos que desbordaban jolgorio en cada avant première de la serie, sabían que ésta significaba el cierre del ciclo, y se explicitó con lágrimas sobre el final de la proyección. Al igual que planteé en algún otro informe sobre Harry Potter, ver la película junto a todos los fanáticos, implica otra magia. Confieso que es la primera vez en mi vida que voy sólo al cine, pero tener la oportunidad de vivir ese momento al mismo tiempo que gente a la que Harry Potter le ocupa un lugar tan importante en sus vidas, es fuerte, y más siendo la última. Mirarla en una sala que se venía abajo en aplausos cada vez que un personaje irrumpía por primera vez en pantalla, o que se inundaba de lágrimas cuando sucedía algún episodio poco feliz, fue la mejor manera de cerrar algo que también fue un ciclo de mi vida. Mis felicitaciones a la gente del Círculo de Lectores de Harry Potter en Uruguay, y el agradecimiento a Gooz Buela (ver minirepo) por la invitación en esta oportunidad.

Reconozco que llegué a la sala con cierta incertidumbre. El clima y la tensión de esta serie vino in crescendo a la par de la calidad cinematográfica desde la primera ahsta la cuarta película. Chris Colombus, Alfonso Cuarón y Mike Newell supieron imprimirle a cada cinta su sello personal y buscarle la vuelta para lograr un maravilloso pasaje de los libros del mago a la pantalla grande. El Cáliz de Fuego fue sin dudas la más lograda, y cuando Harry Potter pasaba por su mejor momento en una de las películas de fantasía y aventura no solo más exitosas sino mejor realizadas de la historia, David Yates se pone el traje de capitán y la nave empieza a hacer agua. En La Orden del Fénix el director intentó poner en pantalla un libro que nisiquiera él entendió. Gravísimos errores de guión generaron un abrupto descenso en la efectividad de la películas, perdiendo el ritmo y retomando una velocidad lenta que no se veía desde las primeras dos entregas, cuando era lógico poorque recién se presentaba el universo Potter. Al año siguiente se estrenó El Misterio del Príncipe, que logró ser aún peor, confirmando que la anterior era muchi más que un mal paso. Solo se valió de mejorar la fotografía, que no compensó la reiteración en la falta de ritmo y ausencia de conceptos narrativos fundamentales que en ningún momento se molestaron en explicar. Así asistí sin demasiadas expectativas a la primera parte de Las Reliquias de la Muerte, que mejoró notoriamente en comparación a las anteriroes, pero sin llegar a deslumbrar, solo generando la esperanza de que por lo menos una saga de esta magnitud pudiera tener un final digno medio año más tarde...

Así fue. Da la sensación que el director venía planeando el desenlace desde hace tiempo y no le importaba mucho si se lucía el trayecto hacia el mismo. El final fue brillante y a la altura de las circunstancias. Sólo un escéptico podría decir que el último libro se dividió en dos partes únicamente por un asunto comercial. Es evidente que la última publciación merecía dos películas para poderle sacar todo el jugo posible y plasmar en la pantalla gigante (y en 3D) todo el potencial cinematográfico que evidentemente podía tener el libro final. El año pasado dijimos que en la anterior no importaba demasiado si la película era buena para valerse de sí misma, sino que sembrara un campo fértil para que la última pudiera dar el broche de oro que la saga merecía. Y fue así, la anterior fue una película del montón, pero que tuvo los ingredientes necesarios para ir generando el clima que explota en esta última entrega. Además, pudieron tomarse el tiempo necesario para explicar con mejor claridad ciertos aspectos (los horrocruxes y las reliquias de la muerte), y hasta se dieron el lujo de profundizar en los planos sentimentales del trío protagonista que habían sido a mi parecer el gran debe de las anteriores.

Las reliquias de la muerte II tiene varios puntos a favor: los efectos visuales y fotografía que se lucen de forma espectacular (no necesariamente en 3D), el guión y los tiempos manejados como nunca antes, la consolidación actoral del joven trío, y las brillantes y muy emocionantes interpretaciones de Maggie Smith y Alan Rickman (el duelo entre ellos es la mejor escena). Las críticas más duras apuntaron a que no se le dedica el metraje suficiente a ciertos episodios puntuales como la muerte de determinados personajes que tienen un peso importante pero sus defunciones están relegadas a un segundísimo plano. Considero que la película tiene su densidad emocional cargada en la historia principal de Harry, y está bien que el eje no se desvíe y que no haya golpes bajos que atenten contra la continuidad de la historia y distraigan la atención de lo verdaderamente importante. A lo sumo, lo que sí es muy criticable es en la falta de coherencia de Yates al momento de elegir armar funerales. Le ocurrió en El misterio del príncipe, en el que la muerte de la araña gigante recibe muchísima más atención que la propia muerte de Dumbledore. En esta nueva oportunidad, el fallecimiento de Dobby que se da entre estas últimas dos películas, tiene un tratamiento mucho más profundo que personalidades esenciales que pierden su vida en la batalla final.

No hay mucho para agregar. Fue lindo mientras duró. Mis felicitaciones a JK y a Warner que gestaron un fenómeno casi imposible de repetir.


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Si...,esperemos que sea la última.

Ginny dijo...

Coincido contigo en cuanto a la atmósfera de melancolía que nos acompañó tanto en la avant premiere como en el estreno. Sin duda una saga que marcó muchas vidas y aún no termino de "caer" en que todo terminó. Me encantó tu reseña, las fotos y me alegro que hayas vivido con nosotros este momento porque, como tu bien dijiste, tiene un "plus" cuando se vive con fans.

Anónimo dijo...

Haber si la terminan con esta pelotudez.

~ Eli ~ dijo...

Muy bueno lo que escribiste!!!! La verdad que fue una película increíble!! Y "estas pelotudeces" como dicen en algún comentario... no se va a terminar nunca mientras nosotros sigamos leyendo y viendo las películas!!! Para nosotros es algo que va a durar por siempre!!!

Me alegro que hayas compartido la Avant con nosotros Pablo!!!

Bella Elle dijo...

Wow! Recién leo esto después de meses! Y se me llenan los ojos de lágrimas porque revivo toda la emoción! Fue una noche inolvidable que por suerte pude vivir con el CHPU.

La mitad de mi vida llegó a su fin.

Anónimo dijo...

TENEMOS QUE VOLVER A JUNTARNOS!!!!

Anónimo dijo...

Propongo al director de este blog para que organice todo.