04 noviembre 2008

TENEMOS QUE HABLAR SIN CENSURA

Cantando Victoria en las tardes de La Tele...



Este Jueves se cumple un mes al aire de Esta Boca es Mía (ahora que terminé de pagarla...), tiempo suficiente para llevar a cabo una evaluación del ciclo. Esta Boca es Mía marcó el regreso a la televisión no sólo de Victoria Rodríguez sino de la dupla Victoria Rodríguez - Contenidos Tv, que habían tenido un paso desafortunado en la segunda mitad del 2007, cuando en A Conciencia, Vic tenía que llevar adelante temas de compromiso social tales como la violencia doméstica, la pasta base, y la inseguridad, sin lograr convencer al público que la mujer reconocida por ser partícipe de las fiestas más cool de Punta, esté metida entre tanto marginado.

Este 2008, la conductora y la co-productora se propusieron reivindicarse, y así llegaron con un talk-show, mucho más "a conciencia" que el producto anterior, ya que en esta oportunidad, a Vic se la ve mucho más cómoda dado que si bien son temas de interés social, se abordan de una manera superficial que le viene como anillo al dedo a la diva oriental, que demostró capacidad para lidiar con un debate en vivo (tarea difícil si las hay).

Esta Boca es Mía, consta de un formato que tiene la particularidad de haber sido adaptado a los tres canales privados en los últimos dos años en Uruguay. El esquema del programa es sencillo: un tema de actualidad, opinadores profesionales discutiendo, invitados relacionados a la temática, y una tribuna hambrienta de cámara para que la mamá se sienta orgullosa desde la casa. En el 2007, fue Eleonora Navatta la que se puso al hombro los debates que se generaban en Sin Censura, un ciclo en el que no importaba nada más que pelearse entre sí con argumentos descabellados, y si se ofendía alguien en vivo, mucho mejor. En el primer semestre de este año, la que lo intentó fue Sarita Perrone ("Porrone" según Duro de Domar) en Tenemos que Hablar, donde desde una escenografía más precaria y panelistas menos carismáticos, intentó abordar los mismos temas desde un punto de vista más reflexivo... Pero terminó echando a la tribuna al diablo porque la hacía sentir incómoda, y trayendo a Insúa (el panelista polémico de Sin Censura) para que le salve las papas, y el debate terminó en un programa entretenido(porque definitivamente en ningún momento rozó el aburrimiento), pero no era más que una discusión zonza que se puede escuchar en cualquier reunión familiar, a la que se le agregaban las ocurrencias de la producción que la hacía mostrar cosas llamativas al aire a Sarita, sean siliconas de testículos o distintos elementos adicionales al porro.

La tercera versión de los debates banales en televisión se llama Esta Boca es Mía (Sabina orgulloso...) y llegó a La Tele con el propósito de presentar debates con distintos puntos de vista en el que los protagonistas sean ante todo, los diferentes argumentos dentro de un contexto light y con el objetivo de reflexionar (o eso es lo que da a entender su conductora). El producto deja en evidencia esa mentalidad uruguaya de querer jugar con barro sin ensuciarse las manos: un debate en el que están Toyos y Novarese no puede ser serio, y creo que al ciclo lo que le falta es conciencia desde ese lugar, potenciar la parte del show, potenciar las discusiones y que se generen verdaderos momentos de tensión al aire. Hay que ser realistas y darse cuenta que la persona que en serio quiere escuchar un debate para informarse sea del aborto o de drogadicción infantil, no va a prender la tele en ese talk show, sino que buscará los programas de Sotelo y Aldo Silva. El que prende la tele a las 3 de la tarde para mirar ese ciclo no busca informarse realmente sino que quiere entretenerse con gente defendiendo argumentos y haciendo comparaciones estrafalarias y disparatadas. El programa tiene que fortalecerse desde ese lugar y lograr que haya más entretenimiento y menos intento de reflexión o información a la que se sabe que nunca se va a alcanzar.

Una gran diferencia que tiene este talk show con sus antecesores es que tiene frecuencia diaria, un factor que puede ser tanto un punto a favor como en contra. El hecho que sea un ciclo diario le aporta ese mérito en sí, y el reconocimiento de apostar a un programa con esa frecuencia y en la tarde, donde las palabras “producción nacional” suelen ser tabú. En contraposición también podemos encontrarnos con que el tiempo que tienen para armar un programa a veces puede jugar en contra y es así como por ejemplo, se repite la misma gente en la tribuna (hay una colombiana que pide la palabra más veces que Toyos) (inviten che, no se corten...); y además es probable que hayan más días en el año que temas para debatir, lo que genera que en varias oportunidades se debata sobre asuntos que no merecen una hora dedicada al aire...

En líneas generales el programa es totalmente agradable, llevadero, Victoria (por más que yo no la puedo sacar del encasillamiento de la conducción de desfiles y eventos top en Puntadel) hace muy bien su papel en la conducción (por más que a veces le corte el rostro a la psicóloga) La escenografía es innovadora, no se han notado problemas técnicos al aire, y los """mailssss que llegannnnnnnnnn""" disparan el tema satisfactoriamente. Es sinceramente un gusto tener una opción de producción nacional bien lograda (con cosas para mejorar) y diaria a esa hora de la tarde; y es por esto que felicito la apuesta de la gente de Contenidos y Canal 12.

Para cerrar, les dejo el elenco que compone el panel, el que a mi parecer tira un poco para atrás al programa...

SILVIA NOVARESE: La mujer de hoy, la moderna, y sobre todo, la progre. Aquella que disparará los comentarios con toda la intención que la señora concheta de 55 que está mirando el programa quede pálida del horror. Es una de las actrices más reconocidas en Uruguay, sin embargo, el personaje que le tocó esta vez es muy poco creíble, aunque necesario para condimentar las discusiones.

BEATRIZ ARGIMÓN: Es la mujer centrada, racional y coherente. Cualquier madre se podrá sentir identificada y es la más natural del grupo. Su problema: es diputada, lo que lleva a dos consecuencias inmediatas. Por un lado, cualquier argumento será automáticamente relacionado con su condición política; y por otro, es sumamente chocante que una diputada elegida democráticamente esté todos los días sentada en un estudio de televisión cumpliendo la función de opinar. Distinto sería si además de diputada fuera otra cosa y allí cumpliera ese otro rol, pero se la presenta como “diputada”, lo que no creo que le sume mucho en plena campaña electoral. Su excusa es que esto le permite estar más en contacto con la gente, pero para estar en contacto con la gente que se vaya a colaborar a alguna ONG y que haga jornadas a beneficio, dudo que estar a la "derecha" de Victoria Rodríguez opinando sobre OVNIS o cuáles son los motivos por los que Eunice es mejor que Farro la acerque mucho al pueblo. Por las dudas aclaro que no la estoy criticando como política, sino en la actitud puntual de ser partícipe de este programa al tener una responsabilidad parlamentaria (que cumplirá bien o no, pero igual choca que paralelamente esté ahí).

JULIO TOYOS: El payaso del grupo. No importa lo que diga, lo importante es llamar la atención y generar indignación en el público, llegando a que se sienta culpable aquella persona que está de acuerdo con él. Todo lo relaciona a viejas anécdotas y es el más anticuado del grupo.

LILIÁN ABRACINSKAS: La viejita simpática e inocentona del grupo. Lastimosamente todavía no encuentra su lugar en el programa.

KARINA TUCUNA: La única realmente joven del programa y que tiene la función exclusiva se lograr que uno menor de 30 se pueda sentir identificado con alguien en el debate. Habla muy bien, es muy natural, no busca llamar la atención con defensas estúpidas, y piensa muy bien lo que dice, que suele ser lo más meditado (junto a la Argimón), además, está divina. Muy buena elección.

DAMIAN COALLA: Su mérito: es gay, lo dice, y se considera súper evolucionado por eso. Entra dentro del perfil progre, pero suele pasar desapercibido en el balance general del programa.

PAOLA DI GIORGIO: Es espontánea, habla bien, y aporta alguna cosa interesante; aunque me rechina poderosamente que la tengan en penitencia. No se entendió eso del "análisis al márgen" y esa curiosa función que le otorgaron. Estaría mejor en el panel opinando como una más, con la adición de ser profesional.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Y hay algo que no tire para atrás esta bazofia? Estaba perfecto para una cargada del viejo Telecataplum o hasta Decalegrón

Anónimo dijo...

Y hay algo que no tire para atrás esta bazofia? Estaba perfecto para una cargada del viejo Telecataplum o hasta Decalegrón

Marcelo dijo...

Comparto que Karina esta divina, el otro dia mirando de casualidad el programa pensé lo mismo, je, je, je.

: : : : Mathias : : : : dijo...

Falto agregar, que el nombre del progra "esta boca es mía", lo tubo primero un programa en Radio Futura en el 2004/5/6 que conducía Claudia García (la de Telemundo)

Anónimo dijo...

Victoria Rodriguez y su programa es un EXITO.
Controlen sus frustraciones.
El viernes pasado fue el 3 programa más visto de teledoce
Son tristes sus comentario .no aportan nada

Anónimo dijo...

Esta Boca es Mía no es un debate banal. Es el tipo de debate que tiene la dosis justa de seriedad, respeto y "diversión" como para que resulte atractivo para TODO PUBLICO. Banal es este sitio pedorro que no produce nada original. Saludos, che.

Anónimo dijo...

Porque Telemedios la presenta con una caricatura muy desagradable.No he visto que presentara a otra de ésta manera...
¿Que les hizo Victoria Rodriguez para que la odien tanto?

TELEMEDIOS dijo...

Me gusta Esta boca es Mía, a veces pasa que con una sóla cosa que te marquen, ya alcanza para ofenderse y no debería ser así, sino que se debería escuchar las críticas para poder mejorar. ¿seriedad, respeto y "diversión" ? No es eso lo que se busca, si fuera "seriedad" realmente habría panelistas rotativos que debatan sobre temas que saben o que están informados, y no exijo eso, creo que los debates de estas características no deberían intentar ser serios y respetuosos, no debería ser ese el objetivo, sino en este caso, limitarse a entretener y divertir a raíz de temas cotidianos y que la gente en la casa se pueda sentir identificada con alguien del panel.

l segundo anónimo, si te fijás en "artículos destacados" podés encontrar en el archivo que hay fotomontajes para la mayoría de informes, lo que pasa es que hacía bastante que no se estrenaba un programa nacional.

TELEMEDIOS dijo...

Y no la odio a Victoria,, todo lo contrario, merece todo mi respeto y admiración, es una gran conductora y profesional.