19 agosto 2007

TV URUGUAYA: CRONOLOGÍA DE LO QUE SUPO SER UN ÉXITO

'Pan y Circo' por más que intenta no logra llegar al éxito de su antecesor.

Allá por el 2003 Canal 10 se arriesgaba poniendo al aire un ciclo periodístico que revolucionaría la televisión nacional. Se trataba de Zona Urbana con la conducción de Ignacio Álvarez. En esta primera temporada temas como las drogas, la prostitución y la corrupción eran mirados desde una minuciosa perspectiva original, iba a las 22 y fue un éxito que obligó al canal a lanzar una segunda temporada en mayo del año siguiente, esta vez a las 21.30.

El panel se había renovado pero la fórmula resultó aún más exitosa y en esta oportunidad se metieron de lleno contra el gobierno llegando a develar distintas formas de corrupción en distintos entes, además del descubrimiento de los ñoquis en la intendencia de Canelones.
Esta temporada fue en la que este ciclo brilló como nunca, llegando a hacer practicas en vivo de orinoterapia y apelando al humor crítico e inteligente. Además, en el 2004 tuvieron la oportunidad de jugar mucho con las elecciones, donde lograron informes de todas formas y colores.

Llegó el 2005. Fue el año que empezó la denominada "guerra de la tele", que hizo salir al programa al aire en abril, pero contra todos los pronósticos se impusieron y volvieron a liderar, incluso sobre Susana y Tinelli. Lamentablemente, en la segunda emisión del año, Álvarez arrancó manifestando que Gustavo Escanlar ya no formaba parte del programa (por publicar una nota plagiada). Escanlar se alejó y con una escenografía envidiable para cualquier otra producción uruguaya, el ciclo continúo esta vez a las 21 y con la innovación del "Después de Zona", donde el escritorio desaparecía y daba lugar a un living donde se realizaban informales entrevistas a personajes de todo tipo. Este mismo año se incorporó más tarde Martín Fablet, con nuevos informes originales. En las últimas dos emisiones del año, se revivió lo mejor de la temporada y en los últimos segundos del programa final volvió un eufórico Escanlar a cantar un rock con Álvarez.

APERTURA 2005


2006. Cuarta temporada. El ciclo arrancó a finales de mayo con todo, sumergido en un informe sobre las plantas de celulosa, el tema del momento. Como notero apareció Pablo Tosquela, la escenografía no se renovó tanto como años anteriores y desapareció el living. Los informes del año tenían más que ver con personajes o visitas específicas, pero el público pedía otra cosa, el formato ya había logrado gastarse y cansar, y fue así como Zona Urbana fue desvaneciéndose hasta llegar el punto que fue derrotado por Alma Pirata. Afortunadamente para los productores, el debate Michelini-Bordaberry (ver video) se convirtió en el debate mediático más polémico en la historia de la tv, dándole un poco de aire, que le permitió respirar al programa hasta fin de año, cerrando con lo mejor de las cuatro temporadas y con un informe de Gualeguaychú para el recuerdo.

APERTURA 2006


DEBATE MICHELINI-BORDABERRY


Y se vino el 2007. Necesitaban cambiar, y fue así como surge la idea de reencontrar a Álvarez con Escanlar, más allá de su interrumpida amistad. Nuevo nombre y nueva escenografía dan pie a Pan y Circo, que no logró ser más de lo mismo. El ciclo empezó en junio y prometía ser distinto en cuanto a los informes, ya que este año se enfocarían más en las investigaciones internacionales. Además se le suma Adela Dubra, que no le supo aportar nada, es más, el formato hubiese sido más novedoso con Álvarez y Escanlar conduciendo a dúo. Se le agregó también una interesante sección en la que junto a un invitado comentan las noticias de las revistas, denominada "el kiosco".

La verdad es que el público evidentemente se cansó, y si bien los miércoles suele ser el segundo programa más visto del canal (después de Subrayado), no arrasa como lo supo hacer en su momento, quedando bastante atrás de su rival Cámara Testigo. Gabriel Pereyra es el responsable del guión periodístico y la otra ex Zona Urbana Cecilia Bonino tendrá un programa propio, lo que está a la vista es que cambiarle el nombre a un éxito como lo fue Zona Urbana, no era la solución y quizá sí lo hubiese sido dar un giro de timón a lo que se venía haciendo en los últimos meses.

A pesar de esto, la calidad la sigue teniendo, los informes son concisos, pero la gente, por lo menos en esta oportunidad, prefirió ser Testigo y no formar parte de lo que se terminó convirtiendo en puro Circo.

3 comentarios:

Martín dijo...

La idea de Pan y Circo tiene sus cosas buenas y otras no tanto.

Se entiende que el público sea menor, si pensamos en que los temas internacionales no importan tanto al público promedio. La gente quiere ver informes de ñoquis, corrupción, etc.

En cierta forma, además, (y esto es una opinión personal) había un placer morboso en la población, que se daba cuando se criticaba al gobierno de Batlle (y a Batlle mismo) que no es tan así ahora con el gobierno actual.

Álvarez y Escanlar funcionan bien juntos, pero Adela Dubra no sé qué hace ahí, no aporta nada al programa, y la idea de llevar un invitado para comentar las cosas, a mí entender, desvaloriza el trabajo. Queremos ver periodistas opinando, no cualquier boludo que aparezca.

Por lo menos así lo veo yo.

La Mascarada dijo...

Estimado, gracias por dar tu opinión en uno de mis blogs...sos cordialmente invitado para cuando quieras volver...JA!
besos!

telenegro dijo...

Creo que el encuentro alvarez-escanlar era llamativo e interesante, pero ... algo más? como vos decís zona urbana ya cumplió su ciclo y lamentablemente pan y circo es más de lo mismo, se diferencia con temas internacionales pero como bien dice Martín, lejos de beneficiarle (hablando de rating obviamente) le quita público. Es un muy buen periodístico pero hoy en día ese horario es para el entretenimiento. Excelente post. Saludos